Me llamo Pablo Rodrigo (Pau, para los amigos).

 Soy un emprendedor apasionado por Internet y los negocios online. Desde que estudiaba en el colegio, Internet era un mundo que me fascinaba. Siempre pensé que la red sería el gran escenario en el que ver realizados mis sueños y ansias de aventuras, como así está siendo.

Internet, como señalo, era para mí como el terreno desconocido para un explorador. Así que, al acabar el Instituto, pensé hacer unos estudios que estuvieran relacionados con Internet como el campo donde desarrollar nuevas formas de comunicación.

Con esa idea fui a la Universidad, donde me gradué en Comunicación Audiovisual, y más tarde obtuve el Master en Marketing Online y Comercio Electrónico. Mis años de universidad, pese a ser muy intensos, no colmaron mis ansias de aprender, así que seguí haciéndolo por mi cuenta invirtiendo miles de dólares en cursos, productos y asesoramiento. Y, por supuesto, leyendo.

Después de un tiempo trabajando como periodista en medios audiovisuales, salté a los negocios en Internet. Me inicié como freelance y marketer de afiliación. Creé La Pluma Digital y más tarde Pau Marketing.

Me especialicé en la formación online (tengo más de 15.000 alumnos inscritos en mis cursos). Tengo la fortuna de trabajar en algo que me apasiona y de poder ayudar a otras personas a hacer lo mismo, algo que para mí es todavía más importante que los beneficios económicos personales.

Me encanta ayudar a la gente a alcanzar sus metas, y considero sus éxitos como parte de mi propia realización. Es algo muy, muy gratificante. El dinero hace olvidar algunos problemas y da muchas satisfacciones, pero no te hace sentir plenamente realizado. En cambio, contribuir a la autorrealización de otras personas sí. Sobre todo, cuando puedes ayudar a personas sin muchos recursos económicos ni mucha formación.

En estos años de estudio y especialización, he comprobado que para tener éxito en los negocios en Internet no es necesario tener estudios universitarios ni ser un genio autodidacta de la informática. Ni siquiera hace falta invertir grandes cantidades de dinero.

Lo realmente imprescindible es invertir en tu mente.

En mi trabajo de asesoramiento a otros emprendedores, me di cuenta de que este aspecto era clave. Me era muy habitual en mí que recomendara un libro u otro a mis clientes. De tal forma, uno de ellos me dijo (medio en broma) al comenzar una reunión: “Bien, Pau: ¿Qué libro me vas a recomendar hoy?”

Aquello me hizo pensar que si las personas a las que asesoraba leyeran tan solo una parte de esos libros, su vida cambiaría (como empezó a cambiar la mía el día en que me enamoré de la lectura). Aquí nació Ideas Para Líderes: una comunidad de personas inquietas, con ideales emprendedoras y apasionadas por el liderazgo personal y profesional.

¿Quieres hacer algo grande? ¡¡Contacta conmigo!!