Nunca comas solo - Claves del Networking - Keith Ferrazzi y Tahl Raz

Nunca comas solo – Claves del Networking – Keith Ferrazzi y Tahl Raz

Para conseguir tus metas no bastan tu inteligencia o tu

talento innato, ni siquiera tus orígenes y con cuánto

empezaste. Todo eso es importante, pero de poco sirve si

no comprendes que no puedes triunfar solo.

 

Las personas que instintivamente establecen una sólida

red de relaciones siempre han creado negocios de éxito

porque, reducidos a su esencia pura, los negocios siempre

consisten en personas que venden algo a otras.

 

Además, la gente hace negocios con quien conoce y le

cae bien. Por eso, habilidad de conectar es una de las cosas más

importantes que pueden aprenderse.

 

El verdadero networking consiste en lograr que otros tengan éxito.

En la actualidad el trabajo para toda la vida se acabó, de forma que la

lealtad y la seguridad que antes ofrecían las organizaciones ahora las proporcionan nuestras propias redes.

 

Este libro desgrana los secretos de muchas personas que han triunfado y que raramente se enseñan en las escuelas de negocios. Si incorporas sus ideas, tú también podrás convertirte en el centro de un círculo de relaciones que te ayudará a triunfar.

 

La clave del éxito se resume en una sola palabra: generosidad.

Igual que las empresas usan

sus marcas para entablar relaciones sólidas a largo plazo con sus clientes, tú debes hacer lo mismo

con tu red de conexiones brindando tiempo, dinero y experiencia a tu comunidad de amigos.

 

Comienza conociendo cuál es tu vocación. Identifica tu pasión y halla el punto de intersección entre tus talentos y tus deseos.

 

Crea unplan de acción para relacionarte”. Desarrolla las metas que te ayudarán a cumplir tu vocación y conéctalas con las personas, lugares y cosas que te ayudarán.

 

Crea tu equipo de consejeros. Algunos miembros de tu familia, un mentor o uno o dos viejos amigos pueden ser esos consejeros que buscas.

Lo importante es que seas específico a la hora de decidir dónde quieres llegar en la vida, ya que eso te permitirá desarrollar una estrategia de networking eficaz.

 

Y en segundo lugar, debes establecer conexiones reales y sinceras con los demás.

 

El gran mito del networking es que solo es preciso cuando necesitas algo. Además, tu red no está formada por tus íntimos, tus colegas y tus socios. Tu potencial de conexión es mucho mayor del que imaginas. No esperes a estar sin trabajo para empezar a conectar con los demás. Crea una comunidad antes de necesitarla.

 

Sé audaz. Busca un modelo y aprende de él. Hazlo ya. Imponte conocer a una persona nueva por semana, no importa quién. Aborda a un desconocido o entabla conversación con un vecino o un compañero de trabajo con quien no hayas hablado nunca. Con la práctica te resultará más fácil.

 

Sé transparente, porque cuando la gente sabe que eres honrado con ella responderá confiando en ti.

 

 

Antes de conocer a alguien, investiga quién es, a qué se dedica y qué está sucediendo en su empresa.

Además, busca la manera de formar parte de lo que más le interesa.

 

Al construir una red, no desaparezcas. Permanece visible y activo en tu red, cena con varias personas a las que pueda interesarles conocerse e incluye a los demás en lo que hagas. ¿Has invitado a algún colega a comer últimamente? ¿Por qué no lo haces e incluyes a otras personas de otras secciones de tu empresa o de tu red profesional? La base de cualquier relación son los intereses comunes. Haz una lista de las cosas que más te apasionan y úsalas para entablar nuevos contactos y mantener los nuevos.

 

Cuando entiendes qué motivaciones mueven a los demás, posees la llave que te ayudará crear lazos profundos y duraderos. Aprende a averiguar qué hace vibrar a la gente y cómo satisfacer sus deseos. No hay mejor modo de mostrar aprecio que interesarse en el otro y en su vocación, algo que además te asegurará su lealtad.

 

Como señala el profesor de la Universidad de Chicago Ron Burt, lo que lleva al éxito es tanto lo que sabes como a quién conoces. Un buen ejemplo de un networker imprescindible para los demás es Vernon Jordan, exconsejero del presidente Bill Clinton y miembro de diez consejos de administración. Su sueldo millonario se debe a que pasa muchas horas presentando a las personas adecuadas, modificando levemente una postura legislativa, arreglando situaciones difíciles antes de que aparezcan en los periódicos, etc.

 

¿Cómo lo ha logrado? Mucho antes de ser conocido gracias a Bill Clinton, en la década de 1960, era un abogado activo en asuntos de derechos civiles en Atlanta. Más tarde luchó por la integración racial en las escuelas y trabajó concienciando a los negros para que votasen. Así se ganó el respeto como hombre capaz de luchar por una causa dentro del sistema. Sus puestos posteriores le permitieron permanecer conectado tanto con los círculos empresariales como con los defensores de los derechos civiles.

 

Si el 80 % del éxito consiste en presentarse donde haya que hacerlo, el 80 % de construir relaciones consiste en mantener el contacto, algo que exige esfuerzo. Para que tu red no se apague, tienes que mantener la llama por medio de la repetición. Las personas con las que intentas crear una relación deben ver u oír tu nombre por lo menos de tres formas (correo electrónico, llamada telefónica y encuentro cara a cara).

 

Puedes clasificar tus contactos según la frecuencia con la que me comunico con ellos. Así, mi red está dividida en cinco categorías: personal (amigos cercanos y conocidos sociales), clientes, clientes potenciales, socios de negocios (tengo negocios con ellos o espero tenerlos) y finalmente contactos a los que aspiro, que son aquellas personas, conocidas o no, con las que desearía entablar una relación más cercana.

 

Una vez, Richard Wurman, arquitecto de profesión, se dio cuenta de que las únicas

personas con las que resultaba interesante hablar se dedicaban a la tecnología, el espectáculo y el diseño. Para reunirlas, en 1984 organizó la primera conferencia TED, que cada año se abre con esta frase: “Bienvenidos a la cena que siempre quise tener”.

¿Cuál es tu ventaja diferencial? Úsala y da el paso que la mayoría no da.

 

Todos los clubes empiezan con un grupo de amigos que luego seleccionan a otros. Con el tiempo, esas personas traerán a otras aún más interesantes.

 

El amor, la reciprocidad y el conocimiento no menguan a medida que se usan.

La creatividad engendra creatividad; el dinero, dinero; los amigos engendran más amigos; y el éxito genera más éxito.

Todos los conocimientos que tengas serán el resultado de las ideas, experiencias y personas con las que te hayas relacionado a lo largo de tu vida.

 

El éxito depende de quiénes conoces y cómo trabajas con ellos, y la verdadera clave para beneficiarte es trabajar bien con los demás. A fin de cuentas, lo más importante es contribuir, ayudar a tus amigos y a tu familia, a tu empresa y a tu comunidad usando tus contactos y tus talentos de la mejor forma posible.

 

En el video ofrecemos un resumen de Nunca comas solo – Claves del Networking – Keith Ferrazzi y Tahl Raz – Resumen del libro en español