Los Siete Hábitos de la Gente Altamente Efectiva, por Stephen R. Covey – Sexto hábito, la sinergia – Resumen del libro en español

Una vez, hace mucho tiempo, unos animales decidieron que tenían que hacer algo heroico para solucionar los problemas de un «nuevo mundo», de modo que organizaron una escuela. Adoptaron un currículo de actividades consistente en correr, trepar, nadar y volar. Para facilitar la administración todos los animales cursaban todas las materias.

El pato era excelente en natación, mejor incluso que su instructor, y obtuvo muy buenas notas en vuelo, pero pobres en carrera. Con el objeto de mejorar en este aspecto tenía que quedarse a practicar después de clase, e incluso abandonó la natación. Esto duró hasta que se lelas timaron sus patas de palmípedo y se convirtió en un nadador mediano. Pero el promedio era aceptable en la escuela, de modo que nadie se preocupó, salvo el pato.

El conejo empezó a la cabeza de la clase en carrera; sin embargo, tuvo un colapso nervioso como

consecuencia del tiempo que debía dedicar a la práctica de la natación. La ardilla trepaba muy bien hasta que comenzó a sentirse frustrada en la clase de vuelo, en la que el maestro le hacía partir del suelo en lugar de permitirle bajar desde la copa del árbol. También sufrió muchos calambres como consecuencia del excesivo esfuerzo, y le pusieron apenas un suficiente en trepar y un «insuficiente» en correr.

El águila era una alumna problemática y fue severamente castigada. En la clase de trepar llegaba a la cima del árbol antes que todos los otros, pero insistía en hacerlo a su modo.

Al final del año, una anguila anormal que nadaba muy bien y también corría, trepaba y volaba un poco, tenía el promedio más alto y le correspondió pronunciar el discurso de despedida.

Los perros de la pradera quedaron fuera de la escuela y cuestionaron por qué la administración no incluyó en el currículo las materias de cavar y construir madrigueras. Pusieron a sus cachorros a aprender con el tejón, y más tarde se unieron a marmotas y topos para inaugurar una escuela privada de gran éxito.

 

Esta conocida fábula escrita por el educador R. H. Reeves nos habla de algo muy importante que con frecuencia pasamos por alto en la vida: la importancia de valorar las diferencias.

 

No podemos pretender que las personas sean iguales, ni que se sitúen en un promedio de capacidades y aptitudes marcado por no se sabe quién.

 

Partamos de este hecho. Las personas somos diferentes, vemos de distintas formas las mismas realidades.

Pero esto no es una limitación, es una fortaleza si aprendemos a aplicar el sexto hábito de la gente altamente efectiva: la sinergia

  

¿Qué es la sinergia? Simplemente definida, significa que el todo es más que la suma de sus partes.

1+1 = >2

La sinergia es un término griego que significa trabajo en conjunto, cooperación

 

La sinergia está en todas partes en la naturaleza. Si uno planta juntos dos vegetales, las raíces se entremezclan y mejoran la calidad del suelo, de modo que las dos plantas crecen mejor que si estuvieran separadas. Si adosamos dos trozos de madera, podrán sostener un peso mucho mayor que la suma de los pesos que sostienen ambos trozos separadamente. El todo es más que la suma de sus partes. Uno más uno es igual a tres o más.

 

La valoración de las diferencias (mentales, emocionales, psicológicas) es la esencia de la sinergia.

Y la clave para valorar esas diferencias consiste en comprender que todas las personas ven el mundo no como es, sino como son ellas mismas.

 

¿Es lógico que dos personas disientan y que ambas tengan razón? No es lógico, es psicológico. Y es muy real.

 

Observa esta imagen:

Los Siete Hábitos de la Gente Altamente Efectiva - Stephen Covey - Sexto hábito - imagen de mujer joven y anciana

 

¿Ves una mujer joven o una mujer anciana?

Tú puedes ver a la joven, y yo ver a la anciana. Los dos miramos el mismo dibujo, y los dos tenemos razón. ¡Y estamos mirando el mismo dibujo!

 

Vemos las mismas líneas negras, los mismos espacios en blanco. Pero los interpretamos de diferente modo, porque hemos sido condicionados para ello.

 

Pero estas dos visiones, aunque son diferentes, se complementan y ayudan a que ambos veamos mejor la realidad que tenemos delante.

Valorar las diferencias y aprender a sinergizar, a cooperar, te ayudará a llevar tus relaciones, tu trabajo y las organizaciones en las que participes a un nivel superior.

 

En el video ofrecemos un resumen de Los Siete Hábitos de la Gente Altamente Efectiva – Stephen R. Covey – Sexto Hábito: sinergice – Resumen del libro en español

Los Siete Hábitos de la Gente Altamente Efectiva – Stephen R. Covey – Primer Hábito: Sea Proactivo – Resumen del libro en español