Como Ganar Amigos e Influir sobre las Personas Dale Carnegie Resumen del libro en español

Como Ganar Amigos e Influir sobre las Personas – Dale Carnegie – Resumen del libro en español (Primera parte)

 

Cuando miras una fotografía de un grupo en la que apareces, ¿a quién miras primero?

Aunque no lo andemos diciendo por ahí, lo más corriente es que, si miramos una imagen como esta, tendamos a buscarnos primero a nosotros mismos y luego nos fijemos en los demás.

Ocurre lo mismo con las preocupaciones, un ligero dolor de muelas nos causa mucha más preocupación y sufrimiento que una catástrofe humanitaria ocurrida al otro lado del globo terráqueo.

Y así como das prioridad a tus propios intereses, las demás personas privilegian igualmente aquello que consideran fundamental.

Piénsalo entonces: si quieres ganarte la simpatía de los demás, persuadirlos para que realicen o no ciertas acciones, y contribuir a que la vida de los otros sea mejor, lo primero que debes hacer es ponerte en el lugar de ellos e intentar saber qué es lo que quieren.

A continuación veremos unas reglas para tratar con los demás. No son trucos mágicos que vayan a arreglar la vida de nadie milagrosamente, pero la experiencia apunta a que es más fácil cambiar actitudes con ellas.

 

Seis maneras de agradar a los demás

REGLA 1. Muestra un interés sincero por los demás.

En el siglo uno antes de Cristo, un famoso poeta romano, Publilio Syro, señaló: Nos interesan los demás cuando se interesan por nosotros

                                                                                                    

Los biógrafos del presidente Roosevelt destacan de él su capacidad para interesarse por cada persona, cuentan que cuando volvió a la Casa Blanca, años después de su presidencia, saludó uno por uno a todos los empleados, incluido, por supuesto, el personal de limpieza. Así pues, se pueden ganar más amigos en dos meses interesándose genuinamente por ellos, de los que se conseguirían en dos años intentando que los demás se interesen por uno.

REGLA 2. Sonríe

Las acciones y los gestos dicen más que las palabras, por eso, una sonrisa sincera, abre puertas, cierra negocios y conquista corazones.

El jefe de personal de una gran tienda de Nueva York afirmaba que prefería emplear a una vendedora sin instrucción, siempre que poseyera una sonrisa sincera, que a un doctor en filosofía con cara de pocos amigos.

 

REGLA 3. Para toda persona, su nombre es el sonido más dulce y primordial en cualquier idioma.

Estando en Escocia durante su infancia, Andrew Carnegie cazó una coneja y al poco tiempo se vio con toda una camada de conejitos, pero nada con que alimentarlos. Entonces se le ocurrió una brillante idea: les dijo a los niños de la vecindad que bautizaría a los animalitos en honor de aquellos que le llevaran trébol y hierbas para alimentarlos. El plan rindió mágicos resultados y Andrew aprendió muy bien la lección.

 

Años después, cuando dirigía una importante empresa de ferrocarriles, se vio en dura competencia con George Pullman por lograr la supremacía en la venta de vagones dormitorio. Esta lucha estaba poniendo en jaque a ambas compañías, y Carnegie se acercó a Pullman para proponerle que fusionaran las dos empresas. Pullman, que no parecía nada convencido, le preguntó:

¿Qué nombre tendría la nueva firma?, ante lo cual Carnegie respondió: Pues la Pullman Palace Car Company, por supuesto. En ese instante se inició una nueva etapa para la industria de los Estados Unidos.

 

Recuerda: toda información que des o toda pregunta que formules adquirirá una relevancia singular si le agregas el nombre de tu interlocutor.

 

REGLA 4. Sé buen oyente. Anima a los demás a que hablen de sí mismos.

Es conocido entre los profesionales de la salud que muchas personas llaman a un médico sin que realmente estén padeciendo ningún. Todo lo que necesitan es alguien que los escuche. El quejica crónico, e incluso el crítico más violento, tenderán a suavizarse en presencia de un oyente que muestre paciencia y simpatía.

 

REGLA 5. Habla siempre de lo que interese a los demás.

Cada vez que Roosevelt esperaba a un visitante, se quedaba hasta muy tarde, la noche anterior a su llegada, instruyéndose en el tema sobre el cual sabía que se interesaba particularmente el huésped esperado. Porque Roosevelt no ignoraba que el camino más corto hasta el corazón de otra persona consiste en hablarle de las cosas que le son más preciadas.

 

REGLA 6. Haz que la otra persona se sienta importante, y hazlo sinceramente.

Casi todas las personas con las que tropieza se sienten superiores a usted en algún sentido, y un camino seguro para llegarles al corazón es hacerles comprender, de un modo muy sutil, que usted reconoce su importancia, y la reconoce sinceramente.

 

Aprender a valorar a los demás y a comunicar el aprecio y respeto que sientes por ellos te ayudará a mejorar tus relaciones con los otros, fraguar amistades auténticas y tener más éxito en los negocios.

En el video ofrecemos un resumen de Cómo Ganar Amigos e Influir sobre las Personas”, por Dale Carnegie – Resumen del libro en español (Primera parte)